Cuando la Universidad de Michigan usó la Mayonesa Podrida Para el Poder

Cuando la vida te da limones, haces limonada, todo el mundo lo sabe. Cuando la vida te da 1.250 galones de mayonesa arruinada (4731 litros más o menos), sin embargo, las instrucciones son un poco menos claras.

En la Michigan State University se encontraron en esta situación en diciembre pasado, cuando las temperaturas congeladas comprometieron 500 contenedores de mayonesa de comedor, cada uno de los cuales contenía 2,5 galones. ¿La solución? Lo convirtieron en energía.



Después de que “los estudiantes en la cafetería se quejaron”, y el banco de alimentos local la rechazó, la mayonesa necesitaba un nuevo hogar, escribe The State News. Por lo tanto, Carla Iansiti, una escuela de Sostenibilidad Oficial, imaginó una nueva solución: alimentar el digestor anaerobio de la universidad, que se utiliza para impulsar algunas granjas en el lado sur del campus.

En el digestor anaerobio, los microorganismos comen desechos biodegradables y producen biogás, que luego pueden ser quemados en calor y electricidad. Iansiti calculó que las criaturas minúsculas, que prosperan en el azúcar y las grasas, amarían la mayonesa.

Después de unas horas durante las cuales 12 voluntarios vertieron galón después de galón de materia blanca hedionda en un contenedor gigante, toda la mayo fue atendida. “Fue una situación perfecta para convertir lo que podría haber sido una catástrofe en algo positivo”, dijo el Oficial de Sostenibilidad Cole Gude.

Así que podríamos aprender de estos ejemplos y volvernos un poquito, aunque sea un poquito autosustentables.

Dejá un comentario