La Cuarta Revolución Industrial – Inteligencia Artificial, Nanotecnología, Biotecnología, Impresiones 3D, Y Computación Cuántica.

Que despelote de título ya de por sí, pero a esto se está acercando la raza humana, a su cuarta revolución industrial.

Paren el tren que me quiero bajar … a entender que es lo que viene.

La primer revolución industrial fue acerca de agua y vapor, la segunda acerca de la electricidad y la producción en masa. Mientras que la tercera le pegamos de costado con la electrónica y las tecnologías de la información, con el acarreamiento de la producción automática; la cuarta se está vislumbrando entre la inteligencia artificial, las nano y biotecnologías, la ciencia de materiales (como los superconductores), la impresión 3d al alcance de todos y la computación cuántica que cambiarán, eso sí, la economía global.

Y aunque la Ley de Moore pareciera cada vez más cerca de su límite, la velocidad de estos avances no tiene precedente, volviéndola nuevamente a la escala exponencial, ya no hablando de los transistores o procesadores, sino de la tecnología en su completo.

Y como siempre el problema de fondo es que hacer con todo esto, como convertimos estas ideas en productos. ¿Y qué es lo que también pasa a nivel mundial? Mientras que la cantidad de dinero de las compañias es rebosante,  las mismas NO invierten, prefiriendo guardar el dinero, o poniéndolo a trabajar en sus acciones de bolsa.

Una posible explicación para este mercado sería que aparte de la 4ºRI (Cuarta Revolución Industrial) se está a la espera de una caída generalizada del  sistema financiero a la vuelta de la esquina, orquestado por las caídas de la bolsa que se han gestado en la última década. Y claros ejemplos de este proteccionismo lo vemos en mitad del escenario con todas las latas apuntando al Brexit.

Pero, esta no es del todo una explicación convincente para los analistas económicos más versados, quienes señalan que está postura de acopio se viene dando desde mucho antes del Brexit, y en todos los mercados capitalistas del globo.

via GIPHY

Exceptuados de esto, por supuesto los chinos, que están apostando a  liderar no solamente la cantidad de habitantes, no solamente la cantidad de fábricas, no solamente la cantidad de smog, sino también la producción de nuevas tecnologías.

Ahora tenemos a varios Elon Musks que están avanzando a paso firme, lento y consciente, porque esperan el mejor momento para invertir en este 4ºRI, donde ya se visualiza que las ganancias no estarán en quien lo hace primero, sino en quien lo hace mejor.

Además, las compañías que empujan todo esto ya no son multinacionales, sino pequeñas que no dependen de tanto capital para comenzar, hasta que finalmente alguien las exponsoree para el gran salto.

El 1% como siempre sigue intentando aumentar su 1%, pero al retener sus valores en acciones, simplemente están cambiando el juego sobre la mesa, las pequeñas compañias o los pequeños emprendedores vendrán a revolucionar estos campos, volviendo obsoletos a aquellos que pierdan ese momento justo que tanto están esperando.

Porque al volverse exponencial estos avances, simplemente o se esconde la cabeza debajo de la tierra o se mira al horizonte.

El hecho es que tendremos un cambio radical pronto en nuestras vidas, donde las industrias se sectorizarán directamente en partes del mundo, no dentro de un mismo país, y donde el futuro en Argentina no pasa por las fábricas como las conocíamos antaño, con los obreros cumpliendo jornadas de 8 horas, sino que se tendría que trabajar sobre los campos de la información e investigación. Donde el operario raso pasa a ser un programador raso.

Hay algo más que nos trae esta revolución, y es el afianzamiento de los productos con “denominación de origen” ( productos cuidados, personalizados y hechos por personas que se dediquen en exclusiva  a ello) y de la venta de servicios; como ya se ve en Europa y Japón.

Veremos donde nos deja (o no) varados esta nueva ola.

Dejá un comentario