Google restringe Android a Huawei

Alphabet Inc (anteriormente conocida como Google Inc.)ha suspendido el negocio con Huawei que requiere la transferencia de hardware, software y servicios técnicos, excepto los disponibles públicamente a través de licencias de código abierto. Por lo que nuevas versiones de Android OS entre otras cosas, dejarán de estar disponible para los próximos dispositivos de la marca china. Un golpe al estómago, que sumado a las trabas el gobierno estadounidense contra el gigante asiático, proyectan un futuro caótico y despierta miedos de muchos usuarios.

Cuando apareció la primera página del buscador de Google, allá por 1998, estábamos todos contentos que aparecía una competencia a Yahoo!; Altavista y Aol. Aparecía como una luz de pureza una empresa que tenía todo su código abierto, que compartía todo lo que desarrollaba y que venía a hacerle frente a los monopolios informáticos. Google junto con la Mozilla Fundation (los creadores de Firefox y Thunderbird) eran en el inicio del milenio, lo que todos admirábamos, a donde queríamos ir a trabajar. Porque parecía que venían a cambiar al mundo, a cambiarlo para bien.

Y mientras Mozilla sigue por ese camino cuesta arriba; Google se convirtió en la peor y más grande multinacional que está controlando prácticamente toda la información que circula en la red. Y la gran mentira de Android OS, el sistema operativo más vulnerable en la actualidad, es propiedad de ellos y tienen la potestad de disponer de él como lo deseen, como acaban de mostrar con lo que están haciendo a Huawei.

Huawei ya enfrentaba serios problemas tras la prohibición de facto de la administración Trump, pero podrían empeorar considerablemente. Las fuentes de Reuters afirman que Google ha suspendido las transacciones con Huawei que requieren la transferencia de hardware y software privativos, lo que dificulta gran parte de su negocio de smartphones fuera de China. Según esto, Huawei “inmediatamente” pierde el acceso a futuras actualizaciones del sistema operativo más allá del proyecto de código abierto de Android, y los próximos teléfonos saldrían sin aplicaciones oficiales como Google Play Store y Gmail.

Google todavía está “internamente” discutiendo qué servicios irán desapareciendo, dijo la fuente. Sin embargo, eliminaría todo el apoyo técnico y la colaboración para Android y servicios asociados, osea, chau gmaps, chau gmail, chau fotos, chau chau chauuuuu.


Google tratándo de comerse a Hauwei

“Estamos cumpliendo con la orden y revisando las implicaciones. Para los usuarios de nuestros servicios, Google Play y las protecciones de seguridad de Google Play Protect continuarán funcionando en los dispositivos Huawei existentes”, dijo el portavoz de Google

El jueves, la administración de Trump incorporó a Huawei Technologies Co Ltd a una lista negra de comercio, e inmediatamente promulgó restricciones que harán que sea extremadamente difícil para la empresa hacer negocios con sus homólogos de EE. UU. El viernes, el Departamento de Comercio de EE. UU. dijo que estaba considerando reducir las restricciones de Huawei para “evitar la interrupción de las operaciones y equipos de red existentes“. No quedó claro el domingo si el acceso de Huawei al software móvil se vería afectado.

La medida en que Huawei se verá perjudicada por la lista negra del gobierno de EE. UU. aún no se conoce, ya que su cadena de suministro global evalúa el impacto. Los expertos en chips han cuestionado la capacidad de Huawei para continuar operando sin la ayuda de los Estados Unidos. Los fabricantes de chips, incluidos Intel Corp, Qualcomm Inc, Xilinx Inc y Broadcom Inc, les han dicho a sus empleados que no suministrarán software y componentes críticos a Huawei hasta nuevo aviso; informó Bloomberg.

Ante toda esta situación la empresa que se encuentra ubicada en el segundo lugar en la fabricación de smartphones; ha respondido:

Huawei ha hecho contribuciones sustanciales al desarrollo y crecimiento de Android en todo el mundo. Como uno de los socios globales clave de Android, hemos trabajado estrechamente con su plataforma de código abierto para desarrollar un ecosistema que ha beneficiado tanto a los usuarios como a la industria. Huawei continuará brindando actualizaciones de seguridad y servicios de posventa a todos los productos de teléfonos inteligentes y tabletas Huawei y Honor existentes, cubriendo aquellos que se han vendido y que todavía están en stock a nivel mundial. Continuaremos construyendo un ecosistema de software seguro y sostenible para proporcionar la mejor experiencia para todos los usuarios a nivel mundial.

Así, se corre por el fondo, que Huawei ya se estaba preparando para este batacazo, y no solamente ella, sino otra empresas chinas han estado “abriendo el paraguas” y preparando varios planes de respaldo. Planes que tendrán que poner en práctica muy pronto.

La situación de Huawei debería servir como una llamada de atención general. No sería loco pensar que Google esté aprovechando esto para poder controlar aún más el mercado, poniéndole más fuerza a su línea Pixel que nunca llega realmente a despegar.

Y nos muestra, que cada vez queda menos de esa empresa que considerábamos buena, para convertirse cada vez más en un fagocitadora de mercados. Google es aún más peligroso que Trump, y parece que eso aún no lo hemos visto.



Ojalá Huawei quede a flote.

Dejá un comentario