Los Mejores Juegos de Pelea Retros – Parte I

Avanzas tranquilamente y un grupo de wachiturros te sale al paso. ¿Qué haces? Pues, si se trata de un beat ‘em up está claro: puñetazo, patada, otro puñetazo, quizás agarás un bate que hay tirado por el suelo y le atizas, agarras a uno y lo lanzas y vuelta a empezar. Bienvenidos a los mejores beat ‘em up retro de la historia.

Continuamos nuestro repaso a los mejores juegos retro de la historia. Ha llegado la hora de las tortas, que diría el sabio, así que vamos a repasar uno de los géneros que más triunfó durante las décadas de los 80 y los 90: los beat ‘em up. Pero vamos a empezar por explicar qué son los beat ‘em up, por si queda gente por ahí con la duda. Los beat ‘em up son un subgénero de los juegos de acción en el que nos enfrentamos a una ingente cantidad de enemigos, generalmente con armas cuerpo a cuerpo o directamente a puñetazos. Antes de soltar el primer guantazo vamos a aclarar, ya de paso, qué consideramos retro aquí. Para mí, retro abarca desde la primera generación de consolas y ordenadores personales (Pong de Atari, Coleco Telstar, etc…) hasta la quinta generación (PS One, Sega Saturn, Atari Jaguar, etc…). Así, joyas como Atari 2600, NES, Master System, Spectrum, Amiga, SNES y muchas otras entran en esta categoría retro. Están avisados. Ahora sí, vamos a remangarnos las camisetas y a empezar a soltar bofetadas a mano abierta cual Mauro Viale con los mejores juegos beat ‘em up retro de la historia de los videojuegos.

 


Kung-Fu Master – Irem – 1984 – Arcade, NES, Game Boy


Uno de los primeros juegos que sentó las bases del género beat ‘em up fue este Kung-Fu Master, un juego de acción que estaba basado en una película de artes marciales china.  El caso es que Kung-Fu Master en realidad estaba basado en la mítica película Game of Death de Bruce Lee, en la que llevaba ese clásico mono amarillo que luego Quentin Tarantino homenajeó en Kill Bill.
El juego seguía un desarrollo similar al de la película de Bruce Lee, obligándonos a recorrer una pagoda de 5 pisos acabando con todos los expertos en artes marciales que nos salían al paso, incluidos jefes finales. El juego era bastante duro en los niveles de dificultad más altos (que se desbloqueaban al completar el juego) ya que, además de los múltiples peligros, obstáculos y enemigos que nos salían al paso, debíamos completar cada piso en un tiempo determinado. Su éxito fue tal que el juego fue porteado en casi todas las plataformas existentes en aquellos tiempos.

 


Double Dragon – Technös Japan – 1987 – Arcade


 

La secuela espiritual de Renegade, del que les hablamos en esta misma lista, nos ponía en la piel de los hermanos Lee (Billy y Jimmy), que debían luchar contra hordas y hordas de enemigos para recuperar a la novia de Billy, que había sido secuestrada. Uno de los grandes alicientes de esta joya era que podíamos jugar con dos jugadores al mismo tiempo e incluso realizar ataques conjuntos, como pegar a uno de los enemigos mientras nuestro hermano le sujetaba por la espalda. Otra gran novedad de Double Dragon era que podíamos zurrar a nuestros rivales para desarmarles y luego usar nosotros el arma en cuestión, lo que incluía bates de béisbol, cuchillos y hasta dinamita.
Y ahora una pequeña confesión personal acompañada de un spoiler del juego (¿se puede considerar spoiler si han pasado casi 30 años desde el lanzamiento de un juego?). El final del juego fue uno de los momentos que más me marcó. Después de que un amigo y yo sudásemos tinta para llegar al final del juego nos quedamos estupefactos al comprobar que el juego te hacía pelear contra tu propio hermano (😱😱😱😱😱😱😱) para dilucidar quién se quedaba con la chica. Sí, amigos, en los beat ‘em up no se andaban con tenteras y se ventilaban horas de cooperación entre hermanos con un enfrentamiento realmente traumático pero genial.


Streets of Rage 2 – Sega – 1993 – Mega Drive


La primera entrega de la saga lanzada en 1991 bien podría estar también en esta lista, aunque siguiendo mi autoimpuesta norma de “sólo un juego de cada saga” no me queda más remedio que quedarme con esta secuela de 1993, que mejoraba el control y los gráficos para ofrecer un espectáculo aún mayor en nuestras Mega Drive. La fórmula de los beat ‘em up de aquellos años aquí brillaba con luz propia gracias a un adictivo modo para dos jugadores, una banda sonora increíblemente adelantada para su época y unos gráficos de infarto. Streets of Rage 2 era uno de esos juegos que mostrabas orgulloso a tus colegas nintenderos para tratar de hacerles ver que Mega Drive ganaba, y mucho.

 


Battletoads – Rare – 1991 – NES, Amiga, Mega Drive, Game Boy, Game Gear


Algunos se me tirarán al cuello por incluir a Battletoads en esta lista teniendo en cuenta que también tenía muchos elementos de aventura, como plataformas, carreras, etc… Quizás tengáis razón en que no es un “brawler” puro pero, desde luego, fue un beat ‘em up en toda regla pues el protagonismo lo tenían las tortas. Es, como muchos ya sabén, uno de los juegos más difíciles de todos los tiempos y he de confesar que nunca he sido capaz de terminarlo, especialmente porque no había sistema de guardado y el juego te obligaba a empezar de cero cada vez que encendíamos la consola lo que, sumado a su endiablada dificultad, lo hizo una tarea imposible para mi. La fama de las ranas de Rare ha dado para montones de apariciones en otros juegos o para su reaparición en la recopilación Rare Replay de Xbox One, por ejemplo. (o en nuestro post anterior de Battletoads)

 

Seguimos otro día con la segunda parte.

Dejá un comentario